Las autoridades instauradas por los talibán tras hacerse con el control de Afganistán a mediados de agosto han ordenado este viernes a sus milicianos que respeten la amnistía general decretada hace semanas y que no perpetren actos de venganza, en medio de las denuncias sobre abusos, incluidos asesinatos y ejecuciones extrajudiciales.